PSICÓLOGOS MADRID
THÉRAPIE EN FRANÇAIS
THERAPY IN ENGLISH

Publicaciones

Categoría principal y unica para identificar los post/publicaciones que se hagan.

Fobia a Volar

En Europa, un diez por ciento de la población padece miedo a volar. Tras el accidente aéreo en Francia de un avión A320 de la compañía alemana Germanwings, la fobia a volar puede parecer legítima y los que la padecen ven resurgir su estrés, a riesgo de aguar o anular sus viajes.

El miedo a volar está muy extendido. Para algunos, tomar un avión es una experiencia terrible; para otros, es algo que evitan absolutamente. Es frecuente ver cómo algunos arrancan con una crisis de ansiedad en el avión; otros con un ataque de pánico. Muchos deciden no viajar cuando tenían necesidad de ello, o bien limitan sus desplazamientos por miedo al transporte aéreo.

El miedo a volar se suele disimular por ser juzgado socialmente como irracional y pueril. Sin embargo, se trata de una de las fobias con mejor pronóstico de éxito y remisión.

¿Cuándo pedir ayuda?  El factor determinante es el nivel de miedo. Si el sujeto puede tomar el avión, padeciendo un poco de estrés sólo en el despegue y/o en el aterrizaje,  puede gestionar ese estrés. En cambio, cuando la ansiedad es tan fuerte que amarga al individuo incluso unas semanas antes del viaje, entonces conviene pedir ayuda profesional.

Hay que distinguir dos tipos de miedo a volar. El primero, producido por el desconocimiento técnico sobre cómo vuela un avión, cómo puede despegar, por qué no se cae… Concierne a personas con altas responsabilidades, muy controladoras, que tienen que dirigirlo todo personalmente y que no comprenden cómo una masa tan ingente puede elevarse sin caer ‘como una piedra’ y sin que tengan ellos mismos un control directo sobre dicha masa. Los fenómenos meteorológicos tampoco son entendidos por estos perfiles que suelen entrar en pánico cuando hay turbulencias, lo cual les sucede a una de cada cuatro personas.

El segundo tipo se relaciona con  trastornos psicológicos. Afecta a sujetos cuyo miedo a volar tiene una etiología psicológica.  Anticipan consecuencias catastrofistas y magnifican sistemáticamente los riesgos de volar. Para ellos, el mínimo ruido o movimiento les genera un tormento.  Es conveniente que estos perfiles se decidan a comunicarse con el personal de la aeronave que intentará calmar sus preocupaciones, sobresaltos y ansiedades inútiles.

Dentro de este apartado se incluyen las personas que han desarrollado una fobia específica a volar, un trastorno de estrés post-traumático, una agorafobia o una claustrofobia. Pueden presentar serias dificultades para acercarse a un aeropuerto, prefiriendo evitarlos. Pero pueden llegar a evitar asimismo lugares cerrados, ascensores, tiendas…

En el Centro de Psicología Ponzano le ayudaremos a superar su miedo a volar. Utilizamos para tal fin las técnicas EMDR,  EFT y Terapia Cognitiva, que aplicadas conjuntamente logran extinguir el pánico a viajar en avión, recuperando el sujeto la normalidad en su funcionamiento psicológico en todo lo relacionado con el viaje en avión.

Ansiedad ante los Exámenes

El examen representa un reto de cara a lograr el reconocimiento de los demás.  La persona se construye sobre su propia mirada, pero también sobre la mirada de los otros. Un título nos acredita ante el colectivo. Con frecuencia,  marca la entrada en la vida universitaria, social o profesional. Representa una especie de paso iniciático a la vida adulta.

Esto explica por qué el estrés está tan ligado a los exámenes: el nivel de conocimientos va a ser evaluado. Pero también la personalidad del candidato, en el caso de la prueba oral, generalmente más temida. El mecanismo de ansiedad social se dispara ante el miedo a ser evaluado y puede aparecer el temido bloqueo ante un examen.

Ante una prueba escrita, la sensación de evaluación es diferida. Sin embargo, un examen oral, al estar ‘en directo’ frente al examinador, sin red de protección, suele generar una sensación de estar siendo evaluado terriblemente. Algunos pierden el control; otros reaccionan como sobreestimulados por la noción de peligro acuciante. Es así como actúa el estrés: ante niveles razonables, se tiene una ejecución eficaz; ante niveles altos de estrés, uno se bloquea.

¿Cómo podemos aprender a controlar el estrés? El estrés está ligado a dos factores. Primero, una percepción muy subjetiva de la importancia de la situación;  y segundo, la idea que uno tiene de las propias capacidades de afrontamiento de tal situación. La persona que se toma el examen como algo crucial y que, al mismo tiempo, considera nulas sus posibilidades de aprobarlo, se encierra en un nivel de estrés alto.  Por el contrario, quien se despreocupa de sus exámenes tendrá un nivel de estrés excesivamente bajo, lo cual le llevará probablemente a la ineficacia en la ejecución. Es absolutamente necesario permanecer entre ambos extremos.

El tratamiento psicológico que le ofrece nuestro equipo de Psicólogos Madrid para superar el miedo a los exámenes se centra, por un lado, en fomentar modos de afrontamiento eficaces de la situación de examen, así como en el descondicionamiento del miedo asociado a tal situación de examen. Por otro lado, contempla asimismo otros aspectos tales como el ejercicio físico, una alimentación equilibrada, unos hábitos de vida saludables, una buena higiene del sueño, la aplicación de técnicas de estudio y el aprendizaje de un método de relajación y  autocontrol.

Eyaculación Precoz

La eyaculación precoz es la disfunción sexual según la cual el hombre eyacula demasiado pronto, sin ejercer ningún control voluntario posible sobre este reflejo llamado eyaculación.  No existe acuerdo sobre el tiempo mínimo que debe durar la penetración durante el coito, pero si queremos gozar de una sexualidad plenamente satisfactoria, es importante que el hombre pueda controlar el momento de su orgasmo. Se habla de eyaculación precoz cuando la eyaculación sobreviene antes de que uno u otro miembro de la pareja lo deseen.

Cuando no existe condición médica que explique la causa de la eyaculación precoz, se atribuye ésta a una condición psicológica, que suele ser vivida por la pareja con cierta frustración.

Se distinguen dos tipos de eyaculación precoz: la primaria y la secundaria.  En la eyaculación precoz primaria, el sujeto siempre eyaculó de un modo incontrolado desde su primera su relación sexual, a pesar de contar con una larga experiencia y de haber mantenido relaciones sexuales repetidas veces en el marco de relaciones estables de  pareja.  Se habla de eyaculación precoz secundaria cuando un hombre que nunca tuvo problemas de control eyaculatorio se encuentra súbitamente confrontado a este problema una y otra vez.  La aparición de la eyaculación precoz sigue con frecuencia a un shock emocional y se asegura que hasta un 50% de los hombres la padecen, siendo por tanto, la disfunción sexual más frecuente en el varón.

La eyaculación precoz se define asimismo como la imposibilidad de retrasar la eyaculación, que tiene lugar en la fase del orgasmo, generando insatisfacción en la pareja. El problema puede ser transitorio, sostenido en el tiempo, afectar a todas sus parejas o sólo a algunas de ellas y puede estar asociada a otras disfunciones sexuales como la disfunción eréctil, la dispareunia…

La eyaculación precoz suele ir acompañada de vergüenza, rabia y tristeza, llegando algunos varones a culpabilizarse a sí mismos y a reconocer sentimientos de fracaso. Las parejas de los varones que presentan esta disfunción sexual son incitadas a que les refuercen positivamente desdramatizando así la situación, con el fin de evitarles caer en el círculo de la culpa y la vergüenza, lo cual suele confinar al hombre en un drama en torno a su virilidad.

La eyaculación precoz es enteramente reversible y tiene un excelente pronóstico de éxito de tratamiento. En el Centro de Psicología Ponzano, nuestros psicólogos, expertos en sexología clínica, conocen los diferentes métodos de intervención psicológica para acabar con este problema. Le propondremos  el método que consideramos  más eficaz, en base a nuestra larga experiencia en este tema.  Dicho método persigue la meta de  que el paciente, con ayuda de su pareja, realice un trabajo sobre sí mismo, modulando su nivel de excitación, aprendiendo a detectar los signos premonitorios del reflejo de eyaculación con el fin de parar y arrancar de nuevo cuantas veces lo desee. En definitiva, el tratamiento le aportará un nuevo modo de relacionarse sexualmente con su pareja, más gratificante y placentero para ambos.

Terapia de Pareja

A través de los tiempos, el hombre ha buscado siempre la solución al eterno problema de cómo superar la separatidad, cómo lograr la unión, cómo trascender la propia vida individual y encontrar compensación.” Erich Fromm; El Arte de Amar.

La pareja puede sustentarse en el amor, la satisfacción, el apoyo, pero también en la incomunicación, la infelicidad y los conflictos.

Hoy en día el ser humano persigue su derecho a ser feliz y otorga a este logro un significado esencial; tan esencial como que esa sensación de felicidad supuestamente alcanzada habría dado sentido a toda su vida.

Resulta difícil resignarse a una situación de pareja insatisfactoria. En esa búsqueda de la felicidad cada vez más personas se preguntan, en la intimidad de su reflexión, cuáles son las causas que impiden el logro de esa soñada sensación de felicidad en el marco del compromiso que les une a su pareja.

Cuando uno es invadido por sentimientos revestidos de rechazo hacia ciertas actitudes del compañero, es frecuente que uno se plantee lo adecuado de ese modo de sentir. Cuando los conflictos con el otro nos llenan de preocupación, las discrepancias nos amargan por la violencia verbal que encierran, uno se suele preguntar qué otra manera habrá de vivir en pareja de modo que el resultado sea menos penoso y más satisfactorio.

A veces las discusiones que surgen de la nada consiguen abrumarnos por la frecuencia en que ocurren, suponiendo cada embate una gota más que va colmando el vaso. Sabemos que el llenado va a ser lento, pero seguro, salvo que hagamos ‘algo más’. Un día, abrumados por una pesada sensación de desesperanza y desilusión, decidimos hacer ese ‘algo más’ y pedimos ayuda. En el Centro de Psicología Ponzano, profesionales dedicados en exclusiva a la terapia de pareja y al crecimiento personal le ayudarán, a través de sesiones de psicoterapia individual y terapia de pareja, a superar sus dudas y dificultades maritales.

Según el destacado filósofo y psicólogo social Erich Fromm, amar es un arte. Asegura, en su libro “El Arte de Amar”, que la clave del éxito en este asunto radica en el aprendizaje de tres elementos: la teoría, la práctica y sobre todo, la importancia dada al dominio de ese arte. Explica que, “para llegar a dominar cualquier arte, el dominio de ese arte debe ser un asunto de fundamental importancia: nada en el mundo debe ser más importante que el arte”. Según este autor, esto es aplicable a cualquier arte, como la medicina, la música, la escultura, la ebanistería y el amor. Explica el fracaso en el amor a partir del desinterés de la persona en aprender ese arte. Y va más allá esgrimiendo que “a pesar del profundo anhelo de amor, casi todo lo demás tiene más importancia que el amor: éxito, prestigio, dinero, poder; dedicamos toda nuestra energía a descubrir la forma de alcanzar esos objetivos y muy poca a aprender el arte del amor.”

Este filósofo propugna que el amor no es un hecho fortuito y mecánico que sólo “se vivencia”, sino que es “un arte” que requiere ser aprendido. Es decir, según Fromm, el amor “no debe encontrarse” sino “crearse”, lo cual sitúa la solución al enigma del amor como el desarrollo de la facultad de amar.

En el Centro de Psicología Ponzano www.psicologamadrid.es, dentro del marco de una terapia de pareja, le ayudaremos a conocer la teoría y la práctica del arte de amar a fin de que sitúe esta cuestión en un lugar central en su vida y en la de su pareja.